¿Cómo aprender a leer en 4 pasos?

Aprender a leer es una tarea sencilla si se sabe cómo. En ocasiones, los padres no saben cómo hacerlo, se sienten perdidos. Esta situación es muy común pero si no se actúa de la manera adecuada puede desencadenar en problemas de confianza y convertir el proceso de adquisición de la capacidad lectora en algo negativo. En la app eKidz.eu encontrará su mejor aliado y un eficiente método para ayudar a su hijo a aprender a leer. Este difícil proceso se convertirá en una tarea que tanto padres como hijos disfrutarán, aprendiendo a leer de una forma rápida y sin problemas.

En la escuela primaria, la comprensión lectora es una competencia clave para el desarrollo de las capacidades sociales y para el aprendizaje de contenidos en las materias escolares. Aprender a leer para el niño supone abrir un gran mundo de conocimiento.

En cualquier proceso de aprendizaje, sobre todo en el aprendizaje de la lectura, la motivación juega un papel determinante. Apoyar al niño supone presentarle la información de una forma atractiva potenciando sus capacidades. Es preciso comenzar con conceptos sencillos y ganar en complejidad de una forma progresiva. Asimismo, la planificación del tiempo para repasar los conceptos aprendidos es fundamental.

“Repasar lo aprendido es fundamental para cualquier tipo de aprendizaje”

Para aprender a leer bien es determinante que el lector sea capaz de entender lo leído y concentrarse durante la lectura. Los niños desarrollan la comprensión lectora a través de la práctica y poniendo en juego diversas herramientas cognitivas. ¿Cómo consigo unir letras y formar sílabas? ¿Cómo se forma una palabra a partir de sílabas? ¿Cómo se forman frases a partir de palabras?

Para que los niños aprendan fácilmente a leer y a escribir en la escuela, necesitan apoyo y práctica constante. Los padres y los pedagogos deben observar con atención el desarrollo del lenguaje y ayudar de la siguiente forma:

  • Sonidos articulados y ruidos: el niño debe aprender en primer lugar sonidos articulados y ruidos. Los sonidos articulados son los que una persona expresa con palabras. Los ruidos son sonidos que pueden surgir de la interacción de una persona con un objeto, como por ejemplo golpes, pasos, crujidos, etc.
  • Observación de la expresión oral del niño: con 5 años debería ser capaz de comunicarse con su entorno expresándose correctamente y construyendo frases claras.
  • Juegos en la rutina diaria del niño: desde una temprana edad, los juegos suponen un gran aliado para los más pequeños. Estas simples técnicas ayudan a desarrollar la habilidad motora y la percepción espacio-visual: juegos con reglas para aprender a aceptar normas, puzzles y dibujos para poner el foco en los detalles y sus diferencias, etc.
  • Motivación, no imposición: los padres no deben forzar al niño, el mejor aprendizaje es aquel que deriva de una motivación intrínseca.

Primer paso: lo primero en el aprendizaje de la lectura son los sonidos.

El primer paso en el aprendizaje de la lectura es conocer los sonidos: sonidos verbales y no verbales, vocales y consonantes. Aquí encontraréis la tabla de sonidos gratis de eKidz, una excelente herramienta para enseñar a tu hijo los sonidos de forma divertida.

Los niños aprenden de forma lúdica que los sonidos que se escuchan y que se pronuncian pueden convertirse en escritura a través de las letras. Cuenta a tu hijo los sonidos que hay en una palabra y busca palabras que empiecen con un determinado sonido. De esta forma, os adentrareis en el divertido mundo de los sonidos.

Los niños pueden aprender a leer con ayuda de canciones

Las vocales pueden cantarse. Las vocales son sonidos que cuando se pronuncian permiten que el aire salga libremente por la boca sin intervención de labios, dientes o lengua. Para distinguir visualmente vocales de consonantes, explica a tu hijo que las vocales viven en “casas” rojas o bien que están marcadas con cuadrados o círculos rojos.

Las consonantes no pueden cantarse. Cuando se pronuncian se encuentran con un obstáculo en el espacio bucal. Las consonantes se marcan con “casitas” azules.

Una vez el niño ya esté familiarizado con los sonidos, podéis empezar con el análisis acústico de una palabra:

  • ¿Cuál es el primer sonido?
  • ¿Cuál es el último o el segundo?
  • Cuenta todos los sonidos de una palabra.
  • Finalmente podéis introducir las letras: ¿qué letras representan qué sonidos?

Aproximadamente a partir del quinto año de vida, la mayoría de los niños son capaces de resolver juegos fonéticos. Puede que aún haya sonidos que no sean capaces de diferenciar, pero recuerda que cada niño desarrolla el lenguaje de forma individual.

Segundo paso: aprender las letras

Para aprender a leer y a escribir es muy importante saber que las letras son sonidos escritos. Estos forman palabras y con ellas se forman frases. Para aprender a leer, no solo es necesario que el niño conozca la forma gráfica de una letra, sino que también memorice el sonido al que corresponde. Debe aprender cómo se escribe la letra y cómo se pronuncia.

Las letras se aprenden de una en una. Empezad con las vocales. Cada letra se compone de elementos gráficos parecidos, por lo que hay que ir introduciéndolas de forma paulatina (una letra por “sesión”).

“Juegos” o estrategias de aprendizaje de la lectura

Cuando trabajéis con una letra, es necesario utilizar diferentes estrategias de aprendizaje. Mostrad la letra y decid cómo se llama. A partir de ahí podéis hacer volar la imaginación.

  • Preguntar a tu hijo a qué le recuerda la letra.
  • Moldear la forma de la letra con plastilina y que el niño intente adivinarla tocándola con los ojos cerrados.
  • Construir letras con palillos.
  • Dibujar juntos la letra en el aire o en la arena: este enfoque ayuda a aprender las letras de forma más efectiva. El niño se sensibiliza con la escritura y le facilita los siguientes pasos de aprendizaje.

Tercer paso: aprender a leer sílabas

El siguiente paso consiste en aprender a unir letras formando sílabas. Una vez haya aprendido las diferentes vocales, el niño puede continuar con las consonantes. El gran paso consiste en unir letras formando sílabas y, a continuación, aprender a leer esas sílabas.

Las letras son la base para crear palabras, así que es importante que el niño vaya practicando desde una edad temprana.

Aprender a leer sílabas y unirlas para formar palabras ¡es divertido!

Al principio, las sílabas no tienen mucho sentido para un niño: “eu”, “ai”.

La lectura de sílabas es una capacidad muy importante que ayuda al niño a recordar y a aprender mejor las letras. En cuanto el niño domine la lectura de sílabas, empezará poco a poco con la lectura de palabras cortas como “mamá”, “lama”, “lila”, etc.

Ya en esta etapa tan temprana, se recomienda poner el foco en la comprensión lectora. Para que la lectura no se convierta en una mera reproducción mecánica de palabras, motivad a tu hijo y muéstrale la importancia que tiene saber el significado de lo que se lee:

  • Identificar la palabra con una foto.
  • Relacionar palabras y dibujos que están desordenados.
  • Seguir practicando las letras y sus características gráficas.

Los ejercicios de escritura deben centrarse ahora en escribir bien sílabas y palabras. Puedes encontrar más información interesante en el artículo Juegos para aprender a leer.

Cuarto paso: el aprendizaje de la lectura en sí. Palabras y frases

Cuando los niños pasan de leer sílabas a leer palabras, el ritmo de lectura es lento. El niño lee sílaba por sílaba y todavía no entiende de inmediato el significado de la palabra leída. Con el tiempo y la práctica conseguirá entender el significado de la palabra a través del contexto y leerá de forma más rápida y fluida palabras que ya conoce.

Cada día aumenta el número de palabras conocidas y con ello la velocidad de lectura. Para ello, sin presionar, hay que mantener el ritmo de aprendizaje para acelerar el proceso. El aprendizaje de cada letra resulta muy complejo para los niños y se necesita tiempo para asimilarlo.

En esta etapa el niño ya sabe leer muchas palabras e irá cada vez más rápido. Cuando quieren leer rápido, tienden a querer adivinar la palabra y en consecuencia la leen mal. Si te das cuenta de que tu hijo lee mal las terminaciones de las palabras y que a menudo palabras enteras se sustituyen por palabras que intenta adivinar, debes actuar: reduce el ritmo de lectura y repite con el niño lo aprendido.

Todo a su ritmo: dale a tu hijo el tiempo que necesite

Todos los niños se desarrollan de forma diferente, aprenden a leer y a escribir a su propio ritmo y también tienen diferentes intereses y motivaciones.

Asegúrate de que los textos son comprensibles e interesantes para el niño. Nunca lo compares con otros niños. Algunos necesitan más tiempo para aprender a leer sílabas, otros enseguida pueden leer textos más complejos y con letras más pequeñas. ¡Motívalo y valora cada paso adelante y cada progreso que vaya realizando!

La fluidez lectora no siempre va acompañada de una correcta comprensión lectora, por lo que hay que prestar atención en ambos aspectos del desarrollo de las competencias lingüísticas. La finalidad del proceso es que el niño aprenda a leer, le guste y sepa acerca de lo que está leyendo.

Juegos para aprender a leer

De nuevo, la recomendación es practicar la lectura y escritura con juegos. Con la app eKidz.eu tus hijos aprenderán a leer de una forma sencilla, efectiva y sin agobios. Además, no perderán el tiempo buscando libros, eKidz.eu dispone de una gran variedad adaptados a cada nivel. Con esta herramienta, tanto los padres como los niños disfrutaréis mientras aprendéis. Alguno de los juegos que os proponemos pueden ser:

  • Cambiar las sílabas de una palabra.
  • Sustituir una letra o una sílaba.
  • Crear una nueva palabra con las letras ya aprendidas.

Da igual si tu hijo aprende a leer en un mes o en un año: ¡lo importante es que consiga aprender a leer! ¡Mucho éxito y motivación para seguir aprendiendo a leer con tus hijos!

Vorlesetag
mit der
eKidz.eu App
Registrierung